sábado, 8 de octubre de 2016

Cobarde.



"Creyó que  algún día el podría llegar a cambiar,
  soñó lo feliz que era con el...
  Lloraba a escondidas intentando, callar la verdad..."




miércoles, 6 de julio de 2016

Siente la llama.


Esos dos cuerpos que se buscan,

esos dos cuerpos que se encuentran,

esos amantes que desesperadamente se buscan,

para amanecer tras la puerta,

Entonces el cielo se abre,

y entonces ellos se funden

y entonces aquello que no se creía

de repente, surge.


Cuando la magia nace,

cuando la noche alumbra,

aunque sea cerrada.


Cierra los ojos,

siente mi mirada,

siente mi fuego,

siente la llama.

lunes, 14 de marzo de 2016

Ojos de fuego,mirada de calma.



En aquel momento no recordaba,

si quizá estaba estaba en la cama

lo que me llevó a averiguarlo,

era lo que pasaba...


Unos ojos de fuego,

una mirada de calma

unos suspiros al viento

y de repente la madrugada.

Ella era terciopelo,

era sexo, era necesidad

su perfume impregnaba el viento

y sentir sus labios la única verdad.


El era fuego, era dureza,

era diamante era letal,

me transformé en un sueño

presa del más allá.

sábado, 20 de febrero de 2016

Y quizá hoy no sea todo tan corriente.




Un día empecé a caminar por el mundo

y qué bueno, que decidí encontrarte,

un día empecé a caminar por el mundo

sin haber pedido permiso a nadie.

Han pasado muchas lunas,

a los soles quizá a veces los recuerde menos,

pero una cosa tengo clara

y es que cuando te conocí se expandió un poco más mi universo.


¿Y qué decirte?

¿Cómo mentirte?

Si tu eres parte de mi existencia,

y si existo es porque existes.


Tú eres, amiga mía, la que me fue a buscar dentro mil y una pesadillas

eres tú. la luz que siempre brilla,

y por eso ahora y siempre, gracias para toda la vida.


Si tuviese que volver a pasar

por el infierno más tremendo,

si tuviese que volver a pasar

la oscuridad y el tormento,

por tenerte de nuevo aquí a mi lado,

lo haría sin dudarlo.


Porque tu formas parte de mi universo,

porque eres toda una galaxia,

porque tú me enseñaste las estrellas

cuando las nubes me amenazaban oscuras.


Si tu no existes yo no existo,

y si levantas la mano yo te la alcanzo,

porque ahora y siempre tendremos más que un lazo.


Ahora son tiempos oscuros,

ahora parece que el frío ha llegado,

acurrúcate a mi lado,

siente mi mas sincero abrazo.



Si tengo que destruir el mundo,

y reconstruirlo pedazo a pedazo

solo por que tu sonrías,

lo haré sin pensarlo.


Porque gracias a ti yo existo,

porque existo a tu lado,

y no hay palabras en este mundo,

para expresarte tanto.


Te quiero enana.

viernes, 5 de febrero de 2016

Aventura



Quizá ocurra que por miedo a equivocarme no me atreva,

no me atreva a buscarte dormida y soñarte a ciegas.

Quiero miles de aventuras contigo de esas que van mas allá 

de lo que nos queda debajo del ombligo.

Sé que para ti puede ser soez

que quizá mi manera  de entender no es la que imaginaste alguna vez.

Pero quiero bailar contigo a la luz de los charcos

y pedirle a la madrugada que llegue ya el verano.

Es posible que alguna vez quieras marcharte,

puede que me duela pero no podré agarrarte,

Pero si te quedas a mi lado te prometo

que lucharé por ti para llegar a eso que llaman eterno.

Es posible que no creas en la eternidad

pero es que tu no te has asomado a esos ojos despejados.

En cierta forma me alegra que no sientas miedo,

de perderte, de perdeme, de perdernos,

pero si tengo que rencontrarme para volverte a encontrar

lo haré sin dudarlo.

Porque si, quiero una aventura contigo,

una aventura de esas que van más allá de debajo del ombligo.

Por que si, quiero toda la vida contigo,

sin importar donde me lleve el camino.


sábado, 11 de julio de 2015

Pluma al viento.

La miré a los ojos y supe que lo nuestro duraría lo que dura un suspiro,
lo que dura un jadeo, lo que tarda en rozar la pluma al viento el suelo.

Ella era esos aires de libertad que el ruiseñor encerrado jamás podría acariciar.


Fascinación y  envidia recorrieron mi piel al conocerla, y quise más, siempre más,
sentí que estaba encerrado, en mi cárcel invisible a la cual mis propias heridas me habían condenado.


Ella era el bailoteo de la risa en la noche madrileña, era la melena al viento que da la espalda al mar,
era, era... 
Aquel tango que yo jamás podría bailar.


O quizá... era el canto que me inspiró para poder liberarme al final.



Ya lo veremos.